Al confiar en tu equipo de trabajo suceden cosas impresionantes, inténtalo y descúbre el impacto positivo.

El trabajo en equipo es uno de los principales activos que tu agencia o marca puede tener, ya que promueve valores como la unidad, flexibiliza las estructuras minimizando las jerarquías, pero también logra que los procesos se realicen de una forma más fluída frente a los obstáculos.

El hecho de mantenerse al tanto con la tecnología y las actualizaciones de un mundo digital tan cambiante, es un problema común que todos los mercadólogos enfrentan. Debido a ello, gerentes, CEOs y hasta coordinadores junior, mantienen sus enfoques divididos en las estrategias de mercadeo, noticias y tendencias.

Allí es donde la confianza que colocas en tu equipo se convierte en un factor que impulsa o detiene a cada miembro. Si los ejecutivos están preocupados por los tiempos de entrega, los administradores por el presupuesto y los creativos sobre la carga de trabajo que tienen en sus hombros, ¿cómo podrían tener éxito?

La confianza fortalece el nivel de compromiso

Cuando confías en alguien, y sabes que ellos también depositan su confianza en ti, lo que menos querrás es romper ese lazo. En el marketing, todas las partes involucradas en una estrategia dependen del conjunto, por ello el éxito o el fracaso se experimenta en equipo.

Cuando consideramos las fechas, retornos de inversión esperados, niveles de productividad, análisis de datos y demás, es muy fácil reconocer que la confianza en el grupo de trabajo es vital para lograr la meta deseada, y sin duda cuando es aplicada, sus resultados suelen ser asombrosos por lo siguiente:

¿Cómo se puede medir la confianza? ¿Es real? ¿Cómo puedo saber en quién confiar? ¿Cómo sé quién confía en mí?

Estas preguntas no poseen respuestas precisas, tampoco existe data que pueda estimar la confianza y cómo su nivel exponencial impacta los resultados de cada estrategia de marketing en equipo. Simplemente es una intangible que trae beneficios impresionantes, y un ingrediente que necesita estar activo sobre cada planteamiento estratégico sin importar la situación; un grupo de trabajo que no cuente con esta gran virtud nunca podrá hacer función de su potencial total. Por estas y muchas más razones que conocerás a través de tu experiencia particular, debes empezar a confiar en cada una de las partes que integran las filas de tu empresa, luego verás cómo la efectividad, rentabilidad y solidez, se convierten en tus aliados silenciosos e impactantes.