El SPAM ya no solo viene en lata.

El SPAM ya no solo viene en lata.

Hoy día nos comunicamos de muchas formas a través de Internet, bien sea mediante las redes sociales, sistemas de mensajería en nuestros móviles, aplicaciones colaborativas, y posiblemente el más importante: el email o correo electrónico. Es difícil recordar una época donde no se tenía correo electrónico, es más, es difícil pensar en no tener varias cuentas de correo activas ya que generalmente la de uso personal y la laboral son distintas incluso en ambos ámbitos, si pudiésemos tener varias y destinarlas a usos específicos, sería un esquema ideal para nosotros. Y estos correos no solo los usamos para mantenernos en comunicación con el resto del mundo, también son necesarios para identificarnos en Internet y para suscribirnos a casi cualquier servicio existente. No puedes entrar a Facebook, Twitter o cualquier red social sin un email real y comprobable. Por lo tanto podríamos decir que nuestro correo electrónico es nuestra identidad principal en el mundo digital.

Como siempre, el ser humano busca beneficiarse de las herramientas que tiene a su disposición, tanto mediante su uso como por su abuso. Y el correo no es una excepción, sino todo lo contrario, es posiblemente el medio más atacado por aquellos que buscan sacarle provecho, principalmente en lo económico, y no siempre respetando las leyes ni las normas y muchas veces funcionando dentro del área gris donde no todo está completamente definido. Es por eso que debemos estar informados sobre las distintas maneras en las que puede vulnerarse nuestra identidad.

En esta ocasión conversaremos sobre el conocido azote llamado Spam o correo no deseado, algo que debes evitar en tu estrategia de marketing digital. El Spam se puede definir en su forma básica como un mensaje no solicitado ni deseado, sin remitente conocido o de origen anónimo, generalmente de tipo publicitario y enviados en grandes cantidades que, de alguna forma, pueden perjudicar al receptor.

Ahora, la pregunta importante es: ¿cómo nos perjudica?

Originalmente el Spam era simple y directo: un mensaje con publicidad de un producto o servicio enviado a un grupo de gente que en ningún momento lo habían pedido. El primer incidente registrado fue en mayo de 1978 cuando Gary Thuerk bombardeó a 400 personas de las 2600 existentes en ARPAnet, la llamada “primera internet”. Claro, Thuerk estaba vendiendo algo: computadoras. Y aunque una gran cantidad de los recipientes se quejaron por la molestia, la verdad es que también tuvo algo de éxito y varias personas mostraron interés en lo enviado. De ahí no pasó mucho tiempo para que esos correos tomaran un tono más agresivo y con objetivos de legalidad dudosa, y es ahí donde realmente se vuelven peligrosos. A continuación listaré 5 tipos de Spam comunes:

  • Rumores (hoax): De seguro alguna vez has recibido un correo en el que piden tu ayuda para evitar que todo el Amazonas sea destruido, o para ganarte un Smartphone nuevo con solo reenviarlo a todos tus contactos. Estos son creados para hacernos pensar que son verdad y mantenerlos en circulación, pero en realidad no son más que rumores.
  • Cadenas (chain letters): Cuando te llega un mensaje que termina con “Y ahora envíalo a 10 personas en los próximos 10 minutos o te caerá un piano en la cabeza”, ya sabes a que categoría pertenece. Puede ser usado en conjunto con los Rumores.
  • Publicidad engañosa: “¡COMPRA TU IPHONE A UNA CUARTA PARTE DEL PRECIO!” ¿De verdad? Claro que no, pero cuando le des click al anuncio posiblemente te lleven a una página de contenido inmoral, a programas maliciosos y virus, a otro material publicitario engañoso y a descargas peligrosas. Nunca debes acceder a este tipo de links.
  • Estafas (scam): estas son falsas propagandas que ofrecen cosas maravillosas o milagrosas, siempre y cuando inviertas algo de dinero. Uno muy conocido es el llamado Scam Nigeriano, en el cual llega una aviso a la víctima el cual dice que ha ganado una supuesta fortuna, sea por una herencia, sorteo o donativo. Piden a la víctima que realice unos pagos por adelantado para cubrir gastos administrativos y legales. Por supuesto que es todo una ilusión.
  • Robo de datos (phising): Este es un medio muy sútil y extremadamente perjudicial. Posiblemente el más peligroso. Consta de un mensaje proveniente de una entidad bancaria, de seguros, tienda virtual o en general algún sitio que requiera tu información financiera y que a todas vistas es genuino. Al seguir el link te llevan a una página que es un clon de la original y al momento de ingresar tus datos los mismos son recibidos por terceros que los usaran para su propio beneficio. Por ello, siempre es importante ingresar a esos sitios escribiendo uno mismo la dirección y no desde un link.

Por suerte los servidores de correo actuales tienen filtros que atrapan a la mayoría de esos mensajes, pero siempre debemos ser precavidos ya que estos pueden fallar. También puede ocurrir que un amigo o colega tenga su computador infectado con un virus y los correos Spam pueden llegarnos desde un remitente conocido.

Recuerda: si no lo solicitaste o si es muy bueno para ser realidad ¡es mejor que ni lo abras!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario